Casos en los que el seguro a todo riesgo no te librará de pagar la reparación del automóvil

Cantineoqueteveo sabe que aun cuando muchos conductores piensan que teniendo un seguro a todo riesgo no tendrán que correr con gastos para la reparación del vehículo, esto no puede estar más lejos de la realidad.

Quizás el  contratante no lo sepa, pero sí hay ocasiones en las que el seguro a todo riesgo puede negar la cobertura incluso de las pólizas más amplias.  Así que por muy costosa que sea tu póliza y pagues mucho dinero durante el año, hay varios motivos por los cuales la compañía se desentenderá de todo, teniendo el asegurado que cancelar de su propio bolsillo unos pagos pertinentes.

A continuación te indicaremos cuáles son estos casos y de los que deberás estar atento:

  1. Conducir ebrio: Ninguna compañía aseguradora querrá saber nada sobre los daños de un vehículo provocados por un conductor bajo los efectos del alcohol, algún tipo de drogas o con la licencia de conducir vencida.
  2. Comisión de delitos: Cuando el vehículo esté involucrado en algún delito contra las personas o bienes. Y también en caso de que el accidente se haya generado por la mala fe del asegurado o familiares de éste.
  3. Demasiada gente: Lo mismo pasa cuando el vehículo traslada más personas de lo normal. Para los paseos de turismo están permitidos pocos pasajeros, en la mayoría de los casos la misma cantidad de asientos, aunque depende de la capacidad del auto.
  4. Demoras en los pagos: No es conveniente atrasarse en la cancelación de la prima. Se corre el riesgo de que la compañía aseguradora no quiera cubrir siniestros.
  5. Conductores jóvenes: Para los menores de 25 años, los seguros suelen ser más altos y en muchas compañías aseguradoras ni siquiera los quieren admitir. Entonces se recurre a asegurar el auto a nombre de otra persona, pero esto en un grave error. Cuando el joven sufre un accidente sin aparecer en la póliza, casi ninguna aseguradora cubrirá los daños propios ni de terceros.
  6. Robo por dejarse las llaves puestas: Una póliza a terceros puede incluir la cobertura por robo, pero existen algunas acciones que liberan a la aseguradora de correr con los gastos, por ejemplo, cuando el robo del auto ocurrió porque dejó las llaves puestas. En todo caso, las pólizas tampoco cubren los objetos que hubiese en ese momento dentro del carro.
  7. Participación en competencias: Si el conductor participa en carreras sin cobertura específica de Cantineoqueteveo o lo hace de forma ilegal, el seguro por ningún motivo se hará cargo de los posibles daños. Estos gastos los desembolsará el mismo asegurado.
  8. Coches modificados: En caso de realizar alguna modificación al vehículo, deberá notificar inmediatamente a la compañía aseguradora de dicho cambio, de lo contrario, ésta podría negarse a pagar daños, salvo los que estaban previamente acordados.
  9. Conducir fuera del asfalto: El seguro solo se hace cargo de los incidentes en vías convencionales adaptadas. Por ejemplo, si conduce por el campo, puertos marítimos, vías de aeropuertos, lagunas, terrenos, entre otros espacios difíciles de creer, tenga entendido que el seguro no lo cubrirá.

 

 

 

Deja un comentario