Emprendedores también deben gozar de un seguro

Los emprendedores corren el mismo riesgo que cualquier empresario de sufrir alguna eventualidad con su pequeño o mediano negocio, así estén comenzando. Por eso un seguro no está demás, para abrirte al campo laboral con total seguridad.

Por muy pequeña que sea la empresa, los riesgos siempre van a existir. Por eso los emprendedores no escapan de cualquier eventualidad que pueda ocurrir en el negocio en el que están abriéndose.

Contratar una póliza de seguro no estaría demás para iniciarte en el mercado. Así no la utilices, con solo tenerla, te brindará total seguridad para abrirte en el campo laboral. En la actualidad, son muchas las opciones que ofrecen las compañías aseguradoras para que goces de un servicio que se ajuste a tu presupuesto y necesidades.

Ten presente que, nada más en México, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi), existen más de 14 millones de pequeñas y medianas empresas, conocidas también como Pymes, que están en riesgo por no contar con un seguro.

Esto debido a que, desde el primer día, así no hayas contratado a un trabajador, puede existir una demanda legal o una eventualidad que se te escape de las manos. Por muy pequeño que sea el peligro, podrían ser suficiente para acabar con tu negocio en un abrir y cerrar de ojos.

A pesar de que las aseguradoras protegen los bienes dependiendo del giro que den, hay casos en los que un significativo porcentaje del pequeño y mediano negocio se enfrentan de igual forma, lo que te ayudaría a gozar de un buen seguro.

Dueño de la empresa

Además de recibir una cobertura por responsabilidad civil en caso de que alguien de la empresa o tu producto cause un daño a terceros, también tienes la oportunidad de gozar de una protección si llegases a tener una suspensión de actividades.

Daños al negocio

Con esta póliza tendrás la oportunidad de asegurar el espacio de trabajo y todo lo que contenga adentro: mueblería, inventario, equipo; todo lo que se te ocurra. Es ideal para prevenir ante robo, incendio, destrucción de cualquier tipo siempre y cuando sea de forma accidental.

Gastos médicos

No tener a la disposición un seguro de gastos médicos podría hacer que caiga sobre ti una demanda, si llegase a ocurrir un accidente. Esto, si independientemente o no las labores ameriten gran esfuerzo físico.

 

Vehículo

Así como ocurre en una contratación personal, la empresa también debería garantizarle al vehículo que se utilice como medio de trabajo una protección que cubra, por lo menos, daños a terceros. Independientemente si el carro es de la compañía o del trabajador.

 Seguro de vida

No es obligatorio, pero algunas empresas le brindan al trabajador la oportunidad de tener un seguro de vida, el cual va a ser descontado de la nómina por pequeñas cantidades, para que, en caso de fallecimiento, los familiares puedan recibir una suma de dinero, para cualquier tipo de gastos que requieran.

Recuerda que el éxito no solamente está garantizado por el tipo de producto que ofrezcas, sino por la póliza que contrates para contar con seguridad. Un accidente podría marcar la diferencia entre perder tu empresa, por no tener cómo recuperarla, o el triunfo tras reponerte.

 

 

 

 

 

Deja un comentario